SLC RH

En SLC nos centramos en la selección por valores al momento de identificar los candidatos ideales para un puesto de trabajo en una empresa.

¿Por qué? Porque consideramos que la alineación de valores del candidato con la empresa es un factor clave del éxito del proceso de selección. Pero, ¿a qué nos referimos?

Empecemos por el principio. ¿Qué son los valores? ¿Por qué estamos más acostumbrados a evaluar competencias que valores? ¿Solemos confundirlos con habilidades?

Valores y habilidades

Claro que las competencias y habilidades de un candidato son fundamentales para desempeñar su rol correctamente, sin embargo, queremos hacer foco en el hecho de que esas competencias no resultan suficientes.

Llamamos valores al conjunto de principios de una persona que le permiten orientar su conducta o comportamiento observable. 

¿Y en una empresa?

Una empresa debe tener claros sus valores corporativos a la hora de incorporar personal a sus equipos.

Una organización no deja de ser la suma de los valores y comportamientos de las personas que trabajan en ella y es a eso a lo que llamamos cultura empresarial. 

Resulta evidente, entonces, que para lograr el éxito en una incorporación, el candidato deberá compartir los valores de la organización a la que se incorpora. El éxito en el proceso de selección estará menos vinculado con las habilidades que posea que con lo alineada que esté la persona con los valores de la organización. 

Será fundamental entonces identificar primero, y con claridad, los de la empresa. Los valores corporativos estarán dados por el conjunto de principios que marcan el ADN, la forma de hacer las cosas dentro de la empresa. Y como están directamente ligados a las personas, serán los de los directivos de donde emanen los corporativos.

Con esto claro, podemos ir en busca de los candidatos ideales para sumarse a nuestro equipo.

Es importante tener en cuenta que los valores, a diferencia de las competencias, no tienen un nivel de desarrollo: se poseen o no. 

¿Qué tipo de valores podemos encontrar?

Nos alineamos con la siguiente tipología:

  • VALORES ÉTICO SOCIALES: vinculan a las personas con el afuera, con lo que las rodea (de los demás hacia uno – de uno hacia los demás). Ejemplos: respeto, sinceridad, justicia, cooperación, generosidad, lealtad, humildad, transparencia, integridad, honestidad, equidad, dignidad, solidaridad, confianza, etc.
  • VALORES EMOCIONALES: Se trata de aquellos que conectan a las personas con sus emociones y que están implícitos en el desarrollo personal. Ejemplos: optimismo, alegría, compasión, autoestima, calma, autocontrol, empatía, paciencia, pasión, ilusión, curiosidad, etc.
  • VALORES PRAGMÁTICOS: conectan a las personas con la “realidad”, los más directamente vinculados con la realización de cosas prácticas para lograr sus objetivos. Ejemplos: perseverancia, influencia, determinación, austeridad, puntualidad, eficacia, disciplina, profesionalismo, orden, seguridad, sacrificio, prudencia.
Una entrevista por valores es clave para dar con la persona ideal para nuestro equipo.

Una vez identificados los valores corporativos y delineados los valores que buscamos en los candidatos, podemos centrarnos en el diagrama de la entrevista por valores. Pero eso… eso ya es nuestro trabajo.

We use cookies to improve your experience on our website. By browsing this website, you agree to our use of cookies.

Sign in

Sign Up

Registration is currently disabled.

Forgotten Password

Compartir